financiacion-inversión-cine-películas

¿Por qué invertir en cine?

Actualmente, es difícil invertir y conseguir un interés o una desgravación económica interesantes. Sin embargo, sí que hay beneficios fiscales si se invierte en cine. Además, hay inversiones que permiten un elevada rentabilidad con un riesgo bajo.  Algo que no sucede, por ejemplo, cuando se invierte en renta fija en start ups o empresas tecnológicas, ya que en estos casos hay que asumir un elevado riesgo. Es cierto que la rentabilidad de las inversiones suele ser proporcional al riesgo que se asume.

“Las inversiones también deben cumplir el principio básico de diversificación, con el objetivo de minimizar los riesgos”

Invertir en cine significa conseguir beneficios fiscales, ya que ayuda a promover la cultura y la economía españolas, según el artículo 36.1 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades, o LIS. Estos beneficios consisten en una deducción fiscal al productor por invertir en producciones españolas de largometrajes y cortometrajes cinematográficos y de series audiovisuales de ficción, animación o documental. Los porcentajes de deducción son del 30 por ciento respecto del primer millón de base de la deducción y del 25 por ciento sobre el exceso de dicho importe.

¿Conoces la figura de la AIE?

La figura que utilizamos para optimizar estos beneficios fiscales son las Agrupaciones de Interés Económico (AIE), que se recogen en la Ley 55/2007, de 28 de diciembre del Cine. Con la figura de la AIE, se aplica una deducción en caso de que se produzcan películas. De esta manera, el socio de la AIE realiza una aportación a sus propios fondos, a cambio del crédito fiscal que recibirá de dicha entidad. Se produce una suerte de monetización del crédito fiscal correspondiente a la deducción por producciones cinematográficas, ya que la AIE podrá destinar los fondos aportados por el socio –cuyo origen es la deducción–, a la producción de la película.

“En esta inversión en cine se genera una rentabilidad financiera fiscal de más del 20% sin riesgo”

Garantías de invertir en cine

La inversión en el sector del cine supone la obtención de una elevada rentabilidad financiera-fiscal. Obviamente, dicha inversión debe contar con el asesoramiento de expertos en la materia. Es el caso de Diego Rodríguez de La Charito Films, que analiza y elabora la documentación y los contratos de inversión correspondientes. Asimismo, es importante conocer la garantía que ofrece la trayectoria y la capacidad del productor ejecutivo de la producción. Con el objetivo de que el proyecto audiovisual llegue a buen puerto. A tales efectos, se plantean una serie de garantías para el inversor tales como seguros que cubren el riesgo de que la producción no se lleve a cabo en las condiciones previstas.

Invertir en cine, además, supone la satisfacción de saber que se está fomentando el sector cultural, que es esencial para cualquier sociedad. Además, supone privilegios como poder asistir al rodaje de determinadas escenas de la película, salir como figurante o que tu empresa, marca o producto también aparezcan en la película. Asistir al pre estreno en un Festival o que ¡el nombre de tu empresa salga en los créditos del final de la película!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *